El desplazamiento puede exacerbar la desigualdad de género en la educación

Muestra que, entre los refugiados, las brechas de género en las tasas de matriculación a menudo son peores. En Kenia y Etiopía solo 7 niñas refugiadas están matriculadas en la escuela primaria por cada 10 niños; y solo 4 niñas están matriculadas por cada 10 niños en el nivel secundario. En Mogadiscio, Somalia, un análisis de 486 asentamientos en 17 distritos encontró que solo el 22% de las niñas desplazadas internamente mayores de 5 años habían asistido alguna vez a la escuela, en comparación con el 37% de los niños.

Los desafíos adicionales a la igualdad de género en la educación en los entornos de desplazamiento se encuentran en la violencia que rodea a muchos de estos entornos. A veces, la educación de las niñas es incluso el blanco de grupos extremistas, como se ve en Nigeria con el Boko Haram. El informe Education under Attack 2018 (“La educación bajo ataque”) publicó un perfil de 18 países donde las niñas y mujeres jóvenes fueron objeto de ataques a la educación. En Afganistán, el Estado Islámico atacó 94 escuelas mixtas de 2013 a 2016.

También es más difícil reclutar y retener a las maestras. Solo el 10% de las maestras de primaria eran mujeres en el campamento de Dadaab en Kenia en 2016, y solo el 16% en el campamento de Dollo Ado en Etiopía en 2014. En Pakistán, las maestras desplazadas por la violencia dudaban en regresar al trabajo, temiendo por su seguridad en las escuelas amenazadas por grupos militantes. Dado que, en muchas comunidades de refugiados, hay tabúes culturales sobre la educación de las niñas por parte de maestros masculinos, esta extrema escasez de docentes es otra barrera considerable a la educación femenina.

Se necesitan intervenciones más específicas para mejorar la oferta de maestras para los refugiados. En Chad, el programa Little Ripples (“Pequeñas ondas”) capacitó y empleó a mujeres refugiadas sudanesas para brindar educación de la primera infancia a través del aprendizaje lúdico a 8.000 niños de 3 a 5 años en dos campos de refugiados. En Dadaab, el proyecto Borderless High Education for Refugees (“Educación superior sin fronteras para refugiados”) capacitó a 400 maestros a través de cursos presenciales y en línea, y se incluyó a las mujeres a través de iniciativas especiales de acción afirmativa.

Las barreras para acceder a la educación entre muchas familias de refugiados significan que las niñas son obligadas a contraer un matrimonio temprano. Nueve de los diez países con las tasas más elevadas de matrimonio infantil se ven afectados por el conflicto. En una encuesta de 2016 de Save the Children a los refugiados afganos que regresan a casa desde los campamentos de desplazados en Pakistán, se encontró que, como muchas niñas refugiadas no habían logrado acceder a la educación en los campamentos, los padres consideraban el matrimonio temprano como la única opción para las niñas. La amenaza de violencia en la escuela también juega un papel importante.

No solo las niñas, sino también los niños enfrentan desafíos específicos en los entornos de desplazamiento. Con frecuencia carecen del estatus legal para obtener un empleo y no se benefician de la protección social. Los jóvenes refugiados varones también se pierden de una educación debido a su estatus, lo que los obliga a desempeñar roles, como el del trabajador asalariado, con base en su género. Los servicios especializados o dirigidos de las respuestas humanitarias suelen estar dirigidos a niñas y mujeres, lo que perpetúa los estereotipos nocivos de que los niños pueden hacer frente a tales dificultades, son menos vulnerables y tienen menos necesidad de tales servicios.

Los casos que se han encontrado en los entornos de desplazamiento en nuestro análisis muestran que las evaluaciones de las necesidades basadas en el género son necesarias para identificar y entender las necesidades particulares que enfrentan las mujeres y los hombres, las niñas y los niños. Para cumplir con su potencial de inculcar resiliencia, los sistemas educativos deben responder a estas necesidades.


Nota publicada en el Blog de la Educación Mundial de la UNESCO, reproducida en PCNPost con autorización


Posts relacionados:

Sequía por El Niño provoca desplazamiento de campesinos en Caribe colombiano

Violación, desplazamiento y perdón, la lucha de una campesina colombiana

Los niños de nuestro planeta: ¿qué tiene que ver su educación con el cambio climático?

¿Qué podemos ganar de la educación de primera infancia?

“No solo acusen al maestro cuando el sistema tiene la culpa”: Nuevo Informe GEM

Panorama de la Educación 2017: ¿Cómo está abordando la OCDE el ODS #4?

¿Quién es el responsable de garantizar la igualdad de género en la educación?

¿Existe verdaderamente la elección de escuela?


 

SOURCE: Blogs de la Educación

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora