Alimentación, crisis climática y recursos naturales

Cerca de mil millones de personas se acuestan con hambre cada noche. No porque no haya alimentos suficientes para todo el mundo, sino debido a las profundas injusticias que se cometen a la hora de producir y acceder a ellos.

El aumento del poder empresarial en la producción alimentaria, la crisis climática y la desigualdad en el acceso a los recursos naturales afectan a la capacidad de las comunidades para cultivar y comprar alimentos. Además, esta situación resulta particularmente dañina para las mujeres, ya que estas trabajan más en el campo de la agricultura que en cualquier otro sector y producen la mayor parte de los alimentos del mundo.

recursos naturales hambre Oxfam alimentos

Hambre en un mundo a abundancia

El sector alimentario refleja la creciente desigualdad económica y de género que observamos en la economía global en conjunto. Por un lado, las personas encargadas de producir nuestros alimentos, especialmente las mujeres, a menudo se enfrentan a los mayores niveles de hambre, cobran menos que los hombres y trabajan en condiciones degradantes. Por otro, los grandes supermercados y los gigantes del sector alimentario controlan los mercados alimentarios globales y cosechan los beneficios.

El aumento del hambre se ve potenciado por la agravación de la crisis climática. Resulta más difícil cultivar alimentos con potentes tormentas, sequías más intensas y el aumento del nivel del mar. El cambio climático afecta de forma desproporcionada a las personas en situaciones vulnerables y pone en riesgo sus derechos.

Asimismo, también acentúa la presión sobre la tierra, además de aumentar la demanda de recursos naturales. Las comunidades pobres deben competir con poderosos intereses por el control de los recursos naturales –como la tierra, el agua, los bosques y la energía– de los que dependen para sobrevivir.


Echemos un vistazo a las cifras 

821 millones de personas en todo el mundo se enfrentan a una privación crónica de alimentos. Esto supone un retroceso a niveles de hace casi una década.

En 2017, alrededor de 20 millones de personas en África del Este se encontraban al borde de la inanición y necesitaban ayuda humanitaria debido a los efectos del cambio climático.

En productos como los plátanos ecuatorianos o el té de la India, menos del 5 % del precio que se paga en Europa y Estados Unidos llega a los pequeños agricultores y agricultoras.

De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, si a las agricultoras se les proporcionasen más recursos, se podría reducir el número de personas que pasan hambre en el mundo en 100-150 millones.

Legalmente, los pueblos indígenas y las comunidades locales solo poseen una quinta parte de las tierras que cultivan conjuntamente y que se han encargado de proteger durante siglos.


Un sistema alimentario global más justo y sostenible 

Promover el derecho de las personas que viven en la pobreza a un medio de vida adecuado y sostenible ha sido la piedra angular del trabajo de Oxfam durante muchas décadas. Buscamos que millones de mujeres y comunidades que encabezan la lucha contra el hambre puedan hacer frente al clima cambiante y aumenten su resiliencia y productividad. También queremos que tengan garantizado el acceso a las tierras y los recursos naturales de los que dependen.

Apoyamos la agricultura y el trabajo a pequeña escala

La inversión en agricultura a pequeña escala, especialmente la gestionada por mujeres, ha demostrado ser un éxito en muchos países. Gracias a ella, podemos producir suficientes alimentos como para alimentar a una población creciente y reducir la pobreza. En Oxfam, trabajamos para aumentar la productividad de la agricultura a pequeña escala. Para ello, ayudamos a introducir métodos de cultivo sostenibles, fomentamos la agrupación en cooperativas y organizaciones de productores y productoras, y solicitamos a los gobiernos que hagan las inversiones necesarias. También luchamos por el derecho a un trabajo digno en las cadenas de valor del sector alimentario.

Mejoramos la resiliencia e impulsar la lucha contra la crisis climática

Durante la próxima década, la crisis climática afectará todavía más a las pequeñas agricultoras y productoras. Nuestro objetivo es ayudarlas a mejorar su capacidad de resiliencia. Para ello, trabajamos junto a nuestras organizaciones socias y aliadas para ayudarlas a expresar sus preocupaciones e implementar medidas que refuercen su capacidad para hacer frente a esta situación. Hacemos campaña para que se tomen más medidas que garanticen que los aumentos globales de temperatura se mantienen por debajo de los 1,5 ºC y que las personas que viven en países en vías de desarrollo reciben la ayuda que necesitan para poder adaptarse.

Protegemos los derechos sobre la tierra y los recursos naturales

Apoyamos a las mujeres y las comunidades en su lucha por la defensa de sus tierras. Para ello, las ayudamos a exigir leyes y políticas más justas, tanto a nivel nacional como global. Además, colaboramos con personas dedicadas a la agricultura y a la pesca para que puedan defender su derecho a disponer de recursos naturales vitales y a luchar contra la contaminación y otras amenazas. También hacemos campaña para que se les consulte acerca de este tipo de cuestiones y para que reciban la parte que les corresponde de los proyectos de extracción de minerales.


Nota publicada en Oxfam, reproducida en PCNPost con autorización


Posts relacionados:

Explotación ilícita de recursos naturales, principal fuente de financiación del terrorismo

El derecho a la soberanía sobre los recursos naturales, al desarrollo y a la soberanía alimentaria

Los recursos naturales no son un negocio, sino una cuestión de derechos humanos

El derecho a la tierra y a otros recursos naturales

Menos de un céntimo al día para protegerse frente a los impactos de la crisis climática

La protección social para la adaptación se puede usar para enfrentar las crisis y reforzar la resiliencia


 

SOURCE: Oxfam

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora