Progreso social y desarrollo urbano

Por: Mónica Villegas.

Gerente de Proyectos, Fundación Corona.

En el marco de la definición de la nueva agenda mundial de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (el 11: ciudades sostenibles), se viene discutiendo la importancia de que las urbes satisfagan las necesidades básicas de sus ciudadanos, estableciendo condiciones que les permitan mejorar su calidad de vida y ofrecer oportunidades para que estos puedan alcanzar su pleno potencial. Aún si se logra el éxito económico, no necesariamente significa que sea una ciudad exitosa.

Uno de los grandes retos que enfrenta actualmente el país es el de aterrizar la agenda en políticas concretas, que permitan tener un mayor impacto a la luz de los compromisos establecidos que tienen especial énfasis en lo social (disminución de pobreza, desigualdad y, en general, mejores condiciones de vida de la población. Es por esto que, desde la Fundación Corona, la Red de Ciudades Cómo Vamos, Deloitte, Avina y el Social Progress Imperative, le hemos apostado a implementar el Índice de Progreso Social (IPS) como herramienta que permita entender el desempeño social y ambiental en trece ciudades de Colombia, constituyendo un paso fundamental para brindar datos críticos que ayuden a entender si se cumple con esta nueva apuesta en los entornos urbanos. Este esfuerzo innovador busca dar elementos destinados a diseñar políticas públicas, así como permitir a las urbes monitorear sus progresos hacia el año 2030.


ciudades desarrollo urbano ciudad verde green city planeta sostenibilidad

Ricinator / Pixabay


Es así como este índice que se viene levantando desde el 2014 en las ciudades es pionero en Colombia y el mundo. Es el primer modelo integral para medir el desempeño de los contextos urbanos que no incluye el PIB ni otras variables económicas, pero las complementa. Un crecimiento económico más enfocado en las condiciones de las personas, se perfila como la meta a seguir por parte de las sociedades más preocupadas por el bienestar de sus ciudadanos.

En su última versión, el IPS interciudades revela algunos temas interesantes, como en el marco de la definición del Plan de Desarrollo Nacional sobre la importancia de contar con una entidad rectora de ciudades que tenga una visión holística del desarrollo urbano. Llama la atención que en la dimensión de Oportunidades, se evidenciaban retrocesos en años anteriores, en asuntos como el trabajo infantil, la tasa de embarazo adolescente, la tolerancia hacia la población LGTBI, la inclusión de la población con discapacidad y la calidad de la educación media. En el 2018, estos muestran una mejora significativa en la mayoría de las ciudades, aspectos que valen la pena resaltar, en especial en el marco del posconflicto.

No obstante, preocupan los resultados en la dimensión de Fundamentos del Bienestar, que por primera vez obtuvo el menor puntaje, especialmente debido a los resultados desfavorables en el componente de Sostenibilidad Ambiental, el cual resulta el más bajo de todo el IPS. Los aspectos medioambientales constituyen retos de intervención de política pública y de voluntad política que, con mayor o menor incidencia en las distintas ciudades, exigen un compromiso nacional y local.

El conjunto de instituciones y organizaciones que conforman la Red de Progreso Social Colombia esperan que los actores del desarrollo urbano se apropien de los datos, alimenten el debate sobre las agendas necesarias de progreso social y promuevan acciones para que las ciudades colombianas cumplan con la nueva agenda urbana, y se transformen en urbes inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles hacia el 2030.


Nota publicado en la revista Portafolio, publicada en PCNPost con autorización.


Posts relacionados:

Las ciudades: protagonistas del desarrollo sostenible

El cambio de la cultura ciudadana


 

SOURCE: Fundación Corona

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora