¿Son todas las experiencias de educación en la primera infancia igualmente eficaces en función del costo?

Por: Amer Hasan y Nozomi Nakajima.


Voces Banco Mundial

La evidencia a nivel internacional muestra que la inversión en programas de desarrollo en la primera infancia de alta calidad puede redundar en grandes beneficios económicos, en particular para los niños de grupos socialmente desfavorecidos. Como respuesta, los países en desarrollo procuran aumentar las inversiones públicas dirigidas a la primera infancia, específicamente en programas de educación preescolar. A medida que lo hacen, los encargados de formular políticas enfrentan varios desafíos y uno de ellos es decidir qué financiar. Después de todo, ya existen a nivel local diversas oportunidades en el ámbito de la educación en la primera infancia, como los grupos de juego y los jardines de infantes. Por consiguiente, los niños suelen tener experiencias didácticas muy diferentes en su transición a la escuela primaria.

Para superar este desafío, los responsables de formular políticas podrían empezar a examinar las pruebas existentes sobre la eficacia de los programas de educación en la primera infancia. La mayoría de las investigaciones en los países en desarrollo que miden la eficacia de tales programas son estudios de evaluación, que normalmente comparan a los niños que asistieron a centros de educación preescolar con aquellos que nunca asistieron.

Algunos estudios comparan a los niños que asistieron a establecimientos preescolares de alta calidad con aquellos que asistieron a centros de menor calidad. Sin embargo, es posible que tales estudios no plasmen adecuadamente la realidad de muchos entornos locales, donde los niños son matriculados en distintos tipos de programas de educación en la primera infancia a diferentes edades y durante distintos periodos de tiempo. En otras palabras, los responsables de formular políticas necesitan obtener pruebas sobre los efectos de los programas de educación en la primera infancia comparando los diferentes caminos que siguen los niños en la educación en la primera infancia.


primera infancia Voces del Banco Mundial

La diversidad de oportunidades en el ámbito de la educación en la primera infancia se traduce en que los niños suelen tener experiencias educativas muy diferentes en su transición a la escuela primaria.


Tomemos, por ejemplo, el caso de Indonesia, donde los servicios para la primera infancia son supervisados por múltiples departamentos y organismos gubernamentales, cada uno de los cuales ofrece diversos programas. Algunos básicamente ofrecen cuidados basados en el juego (grupos de juego o kelompok bermain como se denominan localmente), mientras que otros se centran más en la preparación académica para la escuela primaria (jardines de infantes o taman kanak-kanak y raudhotul atfal). A pesar de directrices formales en el sector público sobre el grupo de edad de los destinatarios y la duración de los programas, las familias toman sus propias decisiones sobre dónde, cuándo y por cuánto tiempo matriculan a sus hijos en los programas dirigidos a la primera infancia. Esto ocasiona que las transiciones de los niños a la escuela primaria sean muy diferentes.

En un reciente documento de trabajo del Banco Mundial, mostramos que incluso en las aldeas pobres de Indonesia, los caminos que se siguen en la educación en la primera infancia son considerablemente variados. Como era de esperarse, encontramos que estas vías se correlacionan de manera directa con las características de la familia y la comunidad. Por ejemplo, existe una correlación positiva entre el nivel de educación de la madre, el ingreso familiar y la calidad de los servicios para la primera infancia en la comunidad y la probabilidad de matricular a los niños tanto en grupos de juego como en jardines de infantes en vez de matricularlos solo en los primeros o solo en los últimos.

Esta autoselección de diferentes caminos a seguir en la educación en la primera infancia tiene posibles consecuencias a largo plazo. Aprovechamos los datos recopilados en una evaluación de impacto en zonas rurales de Indonesia para examinar cómo la secuencia, el tiempo y la duración de la asistencia a diferentes tipos de programas para la primera infancia (entre los 3 y 5 años de edad) sirven para predecir los resultados académicos posteriores en la escuela primaria (entre los 6 y 9 años de edad).

Los niños que fueron matriculados en una secuencia completa de un grupo de juego y posteriormente en un jardín de infantes están adelantados en un grado en comparación con sus pares que nunca tuvieron acceso a ningún tipo de educación preescolar, y se mantienen constantes características del niño, la familia y la comunidad, tales como edad, patrimonio familiar y calidad promedio de los servicios preescolares en la comunidad. Además, los niños matriculados en una secuencia completa tanto en un grupo de juego como en un jardín de infantes estaban aproximadamente un semestre adelantados que sus compañeros matriculados solo en un jardín de infantes o solo en un grupo de juego.

La eficacia en función del costo de diversos caminos a seguir en la educación en la primera infancia. Se indican los intervalos de confianza del 95 %. Fuente: Cálculos basados en los cuadros 3 y 5a de Nakajima y col. 2016.


En las zonas rurales de Indonesia, la educación en la primera infancia es más eficaz cuando los niños son matriculados tanto en un grupo de juego como en un jardín de infantes a las edades deseadas. El gráfico más arriba es un resumen de nuestras estimaciones e indica que por cada USD 100 invertidos en educación en la primera infancia, los niños obtienen aproximadamente un mes adicional de aprendizaje. Sin embargo, el gráfico también ilustra que la eficacia en función del costo de la educación en la primera infancia depende de qué camino se ha seguido al usar los servicios. La eficacia en función del costo de matricular a los niños solo en un grupo de juego y solo en un jardín de infantes no se diferencia de cero. Además, la eficacia en función del costo de matricularlos tanto en un grupo de juego como en un jardín de infantes, pero a una edad posterior (un año de grupo de juego a los 5 años de edad y un año de jardín de infantes a los 6 años de edad) tampoco se diferencia de cero (ver las barras grises).

En el caso de Indonesia, el efecto agregado de matricular a los niños en un grupo de juego y en un jardín de infantes se debe probablemente a los diferentes planes de estudio usados en cada uno de estos programas. La investigación sobre el desarrollo infantil ha indicado que se logra un mejor apoyo al desarrollo de los niños cuando ellos están expuesto a experiencias de aprendizaje cada vez más complejas y diferentes.

El aprendizaje basado en el juego ayuda a los niños a desarrollar sus habilidades motoras finas y gruesas, desarrollar habilidades lingüísticas y de socialización, y aprender a resolver problemas de manera creativa. Sin embargo, los grupos de juego en Indonesia no fueron diseñados para proporcionar varios años de aprendizaje único y apropiado para el desarrollo infantil. Como resultado, los niños que posteriormente son matriculados en un jardín de infantes son más propensos a evitar la redundancia en sus experiencias de aprendizaje al estar expuestos a planes de estudio diferentes y con un mayor foco en lo académico.

Esto indica que poner énfasis en dar acceso a los niños pequeños a edades adecuadas tanto a los grupos de juego como a los jardines de infantes podría optimizar las inversiones públicas en la educación en la primera infancia. Estas conclusiones son muy oportunas, dado que los actuales debates sobre políticas en Indonesia se focalizan en la educación preescolar universal.

En este Post, hemos presentado a Indonesia como un ejemplo. ¿Cuáles son las vías más comunes que se siguen en la educación preescolar en otros países en desarrollo?


Nota publicada en Voces, Perspectivas del desarrollo del Banco Mundial, reproducida en PCNPost con autorización.


Post relacionado:

Lo que está en juego para el seguimiento del progreso en relación con la educación de la primera infancia

Llamado por la primera infancia: Premios ALAS

Desarrollo Integral de la Primera Infancia, De Cero a Siempre, una Política de Estado

#LaPrimeraInfanciaImporta: campaña de UNICEF para el desarrollo del cerebro del niño

Invertir en la infancia es más que rentable

“Todo cuanto se haga en función de la infancia es sembrar destino en el alma nacional”

¿Cuál es el costo del retraso en el crecimiento infantil? ¿Y cuál es el rendimiento de los programas que lo combaten?


 

SOURCE: Voces, Perspectivas del desarrollo

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora