Los derechos de los niños: Un panorama deplorable en Colombia

Por: Sthefanny Gallo Herrera. 

En esta ocasión este edición esta dedicada al más desprotegido y afectado sector de la población colombiana. Unos derechos constitucionales preferentes son, sin embargo, vulnerados a cada paso, y la sociedad no se percata. Probablemente muchos piensen que eso es normal. Nos negamos a considerarlo así.

Entramos analizando el articulo 44 de la Constitución de 1991 que establece:

“Son derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, su nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión. Serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral ecto consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales ratificados por Colombia. La familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos. Cualquier persona persona puede exigir de la autoridad competente su cumplimiento y la sanción de los infractores. Los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás”.

Es una norma cuya claridad y contundencia no pueden ignorarse. Y tiene un carácter imperativo desarrollado en multitud de fallos que integran la doctrina constitucional.


 

niños primera infancia educación docentes

Archivo. Niños celebrando la llegada de la Caravana Vive Digital. Foto: MinTic, Colombia.


La Corte Constitucional en casi 18 años de su existencia ha sentado una muy bien cimentada y reiterada jurisprudencia en relación con los derechos de los niños  y su prevalencia; respecto de la dignidad de los niños, especialmente protegida; sobre los mecanismos o medios judiciales para hacerlos efectivos sobre la violencia intrafamiliar; acerca de los maltrados y castigos físicos contra los niños; sobre los deberes de los padres; entorno a la unidad y armonia familiar; sobre el papel de los educadores; el suministro de alimentos; el derecho de los niños al cuidado y al amor; la integridad física y mental; el derecho fundamental de los menores a la salud, a la seguridad social,a la educación; la legitimación de cualquier persona para reclamar la protección de los niños a gozar de un ambiente sano; los abusos sexuales contra los niños; la igualdad entre los hijos sean o no concebidos y nacidos dentro del matrimonio, los convenios de la OIT  acerca del trabajo infantil; en fin toda una gama de derechos y garantías teóricas surgidas de las normas constitucionales, de los Tratados Internacionales y de la ley, ha sido objeto de especial consideración por parte de la Corte.

Colombia firmó y adhirió a la Convención Internacional sobre los Derechos de los Niños, que como dice la UNICEF es el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante que incorpora toda la gama de derechos humanos: civiles, culturales, económicos, políticos y sociales. En 1989 los dirigentes mundiales decidieron que los niños y niñas debían de tener una Convención especial destinada exclusivamente a ellos, ya que los menores de 18 años – precisan de cuidados y protección  especiales, que los adultos no necesitan.

Muchos niños mueren de hambre en el país, sin que nos demos cuenta, a menos que los noticieros de televisión decidan presentar algún informe especial que conmueve inclusive al Ministerio de Protección Social pero cuyos efectos desaparecen cuando a los medios llegan otras noticias.

Según la Unicef se estima que en Colombia hay 35 mil niños explotados sexualmente cifra fundada en los datos de los que disponen las autoridades y por supuesto puede llegar aumentar toda vez que hay muchos casos no reportados por temor o porque las personas afectadas ignoran el conducto regular que deben emprender y seguir para denunciar y controlar el trámite correspondiente.

En los últimos años este instituto ha recibido hasta donde sabemos algo así como 1.900 denuncias por explotación sexual infantil. Y como digo, esa cifra no incluye los muchos casos ocultos respecto de los cuales en el interior de muchas familias e instituciones existe una especie ley del silencio, además del consabido miedo hacia los agresores.

La violencia carnal contra los niños inclusive menores de un año es un panorama de todos los días, los homicidios de los cuales son víctimas los menores en las formas de mayor crueldad y sevicia no cesan; los castigos físicos infligidos a los niños son casi costumbre en muchas regiones del país; ¿y qué decir de la vinculación de los menores al conflicto armado? Por las farc, por el ELN, por los paramilitares.

Los niños desplazados por la violencia son miles. Los niños mendigos, algunos de ellos mutilados ex profeso para que produzcan lástima y le muevan el corazón a la gente, también son muchos.

El estudio de Medicina Legal presenta que el año pasado existieron 14.094 denuncias de maltrato infantil y se practicaron18.238 informes sexológicos por presuntos delitos sexuales contra los niños, niñas y adolescentes.

Según la UNIFEC, en Colombia existos, en entre 2,5 y 3,5 millones de desplazados, la mitad de los cuales son niños. Dice que existen también alrededor de 6.000 niños combatientes en las filas de los grupos armados y otros 6.000 que pertenecen a grupos de milicias urbanas. Un porcentaje muy bajo de esos niños se ha desmovilizado atendiendo las propuestas del Gobierno y de la suerte posterior de muchos de ellos no se tiene registro, al paso que la actividad de las organizaciones delictivas prosigue y en el curso de ella muchos otos menores son reclutados a diario.

También hay preocupación en la UNICEF y en otros organismos y organizaciones defensoras de los Derechos Humanos porque el nivel de violencia en Colombia sigue siendo muy elevado, sin posibilidades de diálogo, al menos en el corto plazo; y continúa produciendo un gran impacto sobre la sociedad y obviamente sobre los niños. Además ese estado de cosas constituye un obstáculo para el desarrollo de las operaciones humanitarioas.

El panorama señores es deplorable. Este puede constituirse como un problema de normas?

No vacilamos en afirmar como elemento para la discusión y el juicio de quien lea estas líneas: en Colombia, pese a las normas y a las sentencias, los niños están completamente abandonados a su suerte.


Posts relacionados:

Los niños de Colombia quieren conocer la paz

535 millones de niños afectados por desastres naturales y violencia

Los libros de texto deben reflejar los derechos de los niños

Mujeres y niños pobres, los que menos acceso tienen a salud en Latinoamérica

Cumbre sobre el Capital Humano pone de relieve la necesidad de invertir en los niños más pequeños

Hay cerca de 50 millones de niños “desarraigados” en el mundo

Tenemos mucho por hacer: 263 millones de niños y jóvenes no asisten a la escuela

Desnutrición en Colombia: Más de 100 niños muertos

14 millones de niños y jóvenes no asisten a la escuela en América Latina y el Caribe

¿Qué necesitan los niños de América Latina para celebrar el Día de la Infancia?

Millones de niños y jóvenes no escolarizados

Niños menores de 5 años representan casi un tercio de las muertes por enfermedades de transmisión alimentaria

El 60 % de niños colombianos con cáncer muere por no acceder a tratamientos


 

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora