Creando puentes entre generaciones

Por: Francisco Manrique.

En el Post anterior, Entender las generaciones, puse sobre la mesa unas preguntas: ¿Es necesario buscar transformar las dinámicas conflictivas y tender puentes para cerrar las brechas entre las diferentes generaciones?. ¿Puede un generación ignorar los aportes de las otras sin pagar un alto costo de oportunidad? Y para este blog vale otra pregunta: ¿es posible construir puentes entre generaciones?

Para poderlas contestar hay la necesidad de entender cómo piensan y se comportan las diferentes generaciones en las que hoy se clasifican las personas dependiendo de la edad en que nacieron a partir de 1945. A lo largo de ese escrito mostré cuales son las principales características que distinguen a los baby boomers, y las generaciones X, Y y Z, que son la distintas denominaciones como se clasifican estos grupos.

De acuerdo a la Dra Olga Collado, catedrática en la U de Puerto Rico, “estas cuatro  generaciones,  que  ha  identificado  la sociología desde el siglo XX hasta la actualidad, tienen rasgos sociales, percepción del entorno y patrones  de  conducta,  que determinan  una  época histórica, al mostrar similitud entre una generación  y  diferencias  con  sus  antecesores. Cada generación es fruto de la anterior y de las pautas culturales y realidades sociales a las que han  estado  expuestos  sus  integrantes”.


generación jóven jóvenes

rawpixel / Pixabay


En un trabajo hecho por esta académica, se muestra que las diferencias entre estas generaciones se dan en varias dimensiones: la relación con la autoridad, el vínculo con las organizaciones donde trabajan, la relación con sus compañeros, el estilo de trabajo, su forma de liderazgo, y los estilos de aprendizaje. La experiencia demuestra que hay una diferencia de los baby boomers con las nuevas generaciones: estas rechazan las estructuras gerárquicas y hacen valer cada vez más la democracia.

Para efecto de este blog, me interesa concentrarme en las dos ultimas generaciones que agrupa a las personas nacidas después del 1984. La razón: porque son las personas que hoy están en sus 25 a 30 ya trabajando, y los jóvenes que van a estar entrando a la universidad y en cuatro años a la fuerza laboral. Y porque también, son dos generaciones que tienen un perfil muy distinto de las dos primeras generaciones, lo que hará más difícil tender puentes con ellas.

Los millennials ( Gen Y ), y quienes los siguen (Gen Z ),  tienen varias cosas en común. Simón Sinek, en una entrevista viral sobre este tema en YouTube, mencionaba que son difíciles de manejar, y se caracterizan por que consideran que se les debe todo, tienen una auto imagen baja, se les acusa de ser narcisistas, de ver solo sus propios intereses. Y de no tener foco en lo que hacen.

Este conferencias considera que, debido a errores en la educación por parte de sus padres, estas generaciones se les vendió  la idea de que eran personas especiales y que podían tener lo que quisieran en la vida. Se les crió con la idea de podían conseguir cosas, no por sus propios méritos sino por la intervención de sus padres, y esperar reconocimientos que no merecían.

Pero cuando los de la generación Y llegaron a la vida laboral, se dieron cuenta que no eran especiales. Que la promoción y el reconocimiento  habían que lucharlos. El resultado: la auto imagen se destruye.

En ambas generaciones hay otros temas comunes. La tecnología se ha convertido en un medio adictivo a la cual se recurre para escapar la realidad, y buscar la sensación de estar bien buscando las aprobación de los amigos virtuales. En el mundo del Instagram y el Facebook, se colocan filtros que se usan para mostrar una realidad maquillada.

Esta realidad genera un gran problema. Estas personas les cuesta mucho trabajo formar relaciones significativas porque se promueven las amistades superficiales. En este contexto, no se practican las habilidades sociales necesarias, pero tampoco se aprende a enfrentar el estrés. Por esta razón, los medios sociales y el celular se convierten en los vehículos para escapar la realidad y  generar una adicción.

Sinek y otros estudiosos de este tema generacional, señalan otra dimensión que tienen estas dos generaciones: la gratificación instantánea en todo lo que hacen. Al no aprender los mecanismos sociales, les cuesta mucho esperar. Todo lo quieren para ya.

Pero cuando se enfrentan a la vida real, como hoy sucede con Gen Y, no pueden construir relaciones estables ni tienen la perseverancia para sostener procesos difíciles que toman tiempo. No tienen “apps” a los cueles puedan recurrir. Son unas generaciones impacientes, porque no sienten que pueden hacer el impacto que quieren en el corto plazo, y por esta razón,  rotan muy frecuentemente en su vida laboral.

Aprender a ser pacientes es fundamental para  lograr cualquier cosa importante en la vida. Son personas que van a tener un gran reto aceptar esta realidad, y entender que la vida no es un Nescafé, sino un camino largo, arduo y que toma tiempo aprender. Cuando no se está preparado las consecuencias son muy costosas. Hoy se ven más  jóvenes que se suicidan, toman drogas, y se retiran de la escuela por depresión. Son personas que no encuentran satisfacción con sus vidas y buscan diferentes mecanismos para escaparse y no enfrentar su realidad.

En el caso de la Gen Z, no es de extrañar que esta se caracterice por una escasez de habilidades interpersonales, ser individualistas, por su falta de empatía y de compromiso social. Y a diferencia de la Gen Y, tienen menos interés por su carrera profesional. Pero como sus antecesores, por su impaciencia, se les debería de llamar la generación del “click” porque todo lo quieren instantáneamente. Su modo de comunicar es más electronico y  menos personal.

Este es un perfil que no va ser nada fácil de integrar en ambientes colaborativos, especialmente si se busca que valoren la experiencia de sus antecesores en la solución de problemas complejos, donde estos vacíos son muy críticos. La paradoja es que construyen comunidades, a través de las redes sociales, con personas que no conocen.

Estudiando el tema, me encontré con lo que les pide Google a los candidatos que quieren ingresar a esta empresa: “ No me importa tu apellido, ni dónde estudiaste, ni lo que sabes, entre otras, porque Google lo sabe todo. Me interesa tu iniciativa, tu capacidad de trabajo en equipo, lo que puedes hacer con lo que sabes, si eres capaz de actualizarte por tu cuenta…”

Como se puede ver, empresas como Google, que son líderes en tecnología, van a vincular, o ya lo están haciendo, a los primeros miembros de la generación Z que son nativos digitales. Según un estudio hecho por la U de Stanford, el promedio de IQ de estos jóvenes está por encima de sus antecesores. Su capacidad de aprendizaje posiblemente también sea mayor.

Sin embargo, con el perfil de esta generación Z, va ser difícil cumplir con esta exigencia creciente de trabajar en equipo, porque se requiere colaborar, comunicarse bien con otros, y tener empatía para construir relaciones productivas. En estas dimensiones, estos jóvenes no están bien preparados para cumplir con estas expectativas.

A pesar de las dificultades que implica conectar a personas como es mi caso, que pertenecemos a la generación de los baby boomers, con personas de las siguientes generaciones, especialmente con la Gen Z que son de la edad de mis nietos, no es una tarea fácil pero es una oportunidad. Todos somos unos activos muy valiosos de la sociedad.

Pero reconozco que las diferencias entre generaciones, establecen unas condiciones conflictivas, que dificultan las relaciones intergeneracionales con unos costos altos para todos. En las familias, porque se rompen las relaciones y se propicia la violencia intrafamiliar. En las escuelas, porque también suscita la violencia, el desinterés de los alumnos, su alienación y la deserción escolar. Lo mismo sucede en las aulas de la educación superior.

Y en el trabajo, porque el costo también puede ser muy alto, ya que se pierde la oportunidad de aprovechar la diversidad generacional. Esta permite desarrollar sinergías, al unir la experiencia acumulada de los baby boomers, con la flexibilidad y facilidad en el uso de la tecnología, , especialmente las que tienen las generaciones  Y y  Z. Pero también, hay un alto costo porque va a ser más difícil atraer y retener a los jóvenes de estas últimas generaciones. En estas condiciones, su conocimiento se irá por la puerta de la organización, cuando renuncien al trabajo.

Para lograr un cambio en estas dinámicas, es necesario entender que somos el reflejo de la época de nuestra propia generación. Y que cada uno de nosotros, desde nuestras propias experiencias de vida, podemos hacer contribuciones valiosas a las personas de otras generaciones.

La Dra. Collado hace una observación muy pertinente. La sumatoria de tres tendencias: el aumento en la edad promedio de los seres humanos producto de la mejoras en la salud, y los avances tecnológicos de la información, hacen que la edad de retiro se vaya alargando cada vez más. Esto significa, que sea necesario tender cada vez más puentes flexibles, innovadores y creativos, entre las distintas generaciones, porque van a tener que interactuar y colaborar de manera creciente hacia el futuro.  Es una realidad de la que nadie se va a poder escapar.


Posts relacionados:

Entender las generaciones

La paz y la estabilidad se tienen que construir con las y los jóvenes

Apoyar a los jóvenes ahora para acabar con la pobreza mañana

La brecha de habilidades: el rezago de América Latina

Relevo generacional

¿El despertar de una generación?

Educar el cerebro hiperconectado de la Generación Z

La generación del milenio y el nuevo liderazgo

A cuál Generación perteneces?


 

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora