Objetivos de Desarrollo Sostenible: Una inversión rentable!

Por: Eduardo Atehortua Barrero.

Durante los dos últimos años hemos visto como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se incluyen cada vez más en las agendas tanto públicas como privadas como un ejercicio cada vez más relevante y casi mandatorio para estar alineado con los grandes hitos alrededor del desarrollo sostenible. Dicho ejercicio busca demostrar el compromiso conjunto de los diferentes actores de contribuir al cumpliendo de estos 17 objetivos y sus metas asociadas, desde la corresponsabilidad ligada al ejercicio de sus negocios y funciones.

Bajo este contexto, la participación y trabajo conjunto de otros actores diferentes al Estado es fundamental, pues desde la óptica de cada uno se movilizan iniciativas que, desarrolladas de manera aislada, pueden perder la capacidad para surgir y tener éxito; Y es por eso que tanto Estados, como empresarios, miembros de la sociedad civil, inversionistas, entre otros actores, debemos entender y difundir su rol en la contribución alrededor de los ODS.

Así pues, cada vez son más los inversionistas interesados en incluir en su portafolio, organizaciones que le están apostado al desarrollo sostenible y que contribuyan a esta agenda global. A su vez, identificamos el rol estratégico de éstos al generar nuevas oportunidades de mercado, en un contexto de “soluciones sostenibles”, y una gama de oportunidades de inversión de largo plazo, que no solo mitigan riesgos, sino que también permiten identificar negocios que transforman entornos en los que operan y replantean los esquemas tradicionales de mercado.


sostenibilidad planeta ODS inversion Objetivos de Desarrollo Sostenible

geralt / Pixabay


Pese a los avances, todavía hay oportunidades para demostrar de manera más contundente los beneficios de invertir bajo criterios de sostenibilidad, de fortalecer la transparencia de las organizaciones y la capacidad misma de gestión efectiva de las iniciativas Ambientales, Sociales y de Gobierno ASG por parte de estas; La buena noticia para los inversionistas es que no es necesario desgastarse pensando en las maneras de contribuir a los ODS, pues los seis Principios de Inversión Responsable  (PRI) sugieren un camino claro para invertir teniendo en cuenta consideraciones sostenibles que permitirán a los inversionistas la inclusión de nuevos productos y servicios, que llaman la atención a unos clientes cada vez más comprometido con la transformación global.

En Colombia estás dinámicas están avanzando cada vez más rapido; Por ejemplo el caso de Protección, que mediante su nuevo producto Alternativa Cerrada Sostenibilidad Global, permite demostrar que las buenas prácticas empresariales se convierten en herramientas para atraer inversionistas que buscan depositar su dinero y confianza en empresas responsables y coherentes con la agenda de desarrollo sostenible global.

Mediante la Alternativa Cerrada Sostenibilidad Global, Protección será el puente para que los inversionistas puedan participar en el “Solactive Sustainable Development Goals World Index”. Este índice consta de 50 empresas igualmente ponderadas que tienen un impacto claro y positivo sobre el desarrollo sostenible. La elegibilidad para la inclusión se determinó sobre la base de la metodología Equitics® de Vigeo Eiris, que relaciona los ODS con los productos, servicios y comportamientos de las empresas. Cabe resaltar que, dado el propósito del índice, empresas involucradas en industrias como la energía nuclear, el tabaco y las armas de fuego automáticamente fueron excluidas.

Junto con los cambios evidenciados del sector privado, el sector público también está involucrándose a esta dinámica de inversiones responsables. Hoy día se están discutiendo reformas a las antiguas normativas de medio ambiente que en muchos casos eran flexibles o no eran claras con parámetros establecidos. Por esa razón se están repensando para que exista una normatividad más concreta y rigurosa en temas ambientales que permita facilitar el desarrollo de proyectos que mitigan el impacto ambiental de las organizaciones.

El reto hoy día es poder hacer la transición, de una inversión tradicional de corto plazo a una inversión sostenible en el largo, que facilite la incursión en nuevos mercados, el desarrollo de soluciones sostenibles en diferentes cambios y la ampliación en los enfoques de inversión, trascendiendo desde la exclusión en criterios de inversión, hasta la incorporación de inversiones de impacto, garantizando una transformación medible y positiva en el entorno y un retorno financiero para la organización.

De acuerdo a las estimaciones presentadas por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD por sus siglas en inglés), se proyecta que globalmente se requerirá una inversión de entre 5 a 7 trillones de dólares por año y 2,5 trillones de dólares para países en desarrollo, para el cumplimiento de los ODS. En consecuencia, se espera que tanto gobiernos como inversionistas se movilicen activamente para lograr el desarrollo e implementación de nuevas iniciativas de mercado alrededor los ODS, corroborando los beneficios anteriormente planteados.

La invitación es a seguir el camino de iniciativas que permitan realizar inversiones sostenibles y a visualizar dichas inversiones como la vía correcta para la transformación que nuestro país tanto necesita.


Posts relacionados:

Agenda 2030: una estrategia diferente para un tiempo diferente

No hay otro plan. Y no hay planeta de repuesto: Objetivos de Desarrollo Sostenible

¿Cómo podemos impulsar las inversiones sostenibles en infraestructura?

Aumento de las desigualdades puede poner en peligro los Objetivos de Desarrollo Sostenible


 

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora