Metas nacionales y locales: el siguiente paso en la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Por: Ángela Escallón Emiliani.

Hablar de avances frente a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), es aún muy prematuro, pues apenas a finales de 2015 fueron definidos los 17 objetivos que van a ser la directriz para que los países y sus regiones le apunten desde el desarrollo de políticas públicas a que en un plazo de 15 años (hasta 2030) alcancemos territorios más sostenibles ambientalmente, justos y equitativos.

Además, esta nueva agenda trae retos aún más complejos de resolver en el corto plazo. Para mencionar algunos de ellos, los ODS proponen una mirada multidimensional a las problemáticas de las sociedades. Esto significa que, para lograr cumplir con las metas relacionadas, como por ejemplo la reducción de la pobreza, se deben abordar otras problemáticas como el medio ambiente, la educación, la salud, entre otros. Una no se resuelve sin la otra.

Por otro lado, introduce nuevas miradas al concepto de desarrollo que van más allá del económico y social. A diferencia de los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM), que tenían como prioridad superar problemáticas enfocadas en coberturas de servicios esenciales que debe proveer el Estado, así como en la disminución de brechas de desigualdad especialmente entre las poblaciones más vulnerables; la nueva agenda que inició en 2015 busca generar alternativas transversales más verdes y sostenibles para continuar por una senda de crecimiento más sostenible y mitigar los efectos del cambio climático que impactan de manera negativa a los territorios.


desarrollo sostenible Desigualdades Pobreza desigualdad

ONU. Objetivos de Desarrollo Sostenible


Aunque podemos seguir enumerando varios aspectos novedosos introducidos en los ODS, hay uno en especial que queremos recalcar: la necesidad de aterrizar las metas que fueron definidas a nivel mundial, al contexto de cada país, pero en especial a los ámbitos locales. La razón de esto, radica en la importancia de reconocer que el desarrollo se debe impulsar desde lo local para mayores y mejores impactos concretos.

Uno de los grandes aprendizajes obtenidos de la Agenda ODM, en especial para el caso de Colombia, es que las metas fueron definidas para el país, pero estas poco o nada les significaron a los territorios. No sólo por falta de apropiación, sino porque nunca se tradujeron a los contextos de ellos. En algunas ciudades, varias de estas metas nacionales eran inerciales y se cumplieron fácilmente -como fue el caso de Bogotá o Medellín, lo que no significó la resolución de varias de sus problemáticas-; pero para otras eran de difícil alcance, como es el caso de Quibdó o de otros municipios con características similares. Al haber sido una agenda macro de índole nacional, no logró volverse en una guía o referente para que los municipios o departamentos pudieran apropiarla y volverla en lineamientos para sus planes de desarrollo o políticas públicas puntuales.

Sin embargo, comparada con la pasada agenda del milenio, el país ha tenido avances interesantes frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). De hecho, Colombia ha sido uno de los países pioneros en el mundo en liderar la definición de la agenda ODS a nivel mundial, con los 17 objetivos y sus 169 metas; de igual forma, el Plan de Desarrollo Nacional fue construido teniendo como referente esta agenda. Así mismo, en lo local se ha hecho un esfuerzo importante para que esta agenda sea apropiada por los Alcaldes y Gobernantes, y sea incluido en los Planes de Desarrollo local. Sin embargo, esto no ha tenido el total éxito esperado, especialmente porque aun falta asimilación y apropiación en lo local, pese a la insistencia de la importancia de las ciudades para el Desarrollo Sostenible para el país.

La definición de los objetivos país que está pronta hacerse, debe aterrizarse en metas locales que permitan estructurar políticas orientadas a impulsar el desarrollo sostenible de los territorios. Es responsabilidad de los gobiernos locales priorizar los ODS en sus agendas propias. No todas las ciudades responden a las mismas recetas, por eso es necesario que cada una realice los estudios pertinentes para hacer frente a los ODS; a pesar de que de por sí, esta agenda por si sola ya ofrezca un buen marco de trabajo para guiar a los gobernantes de las administraciones a desarrollar políticas públicas. Sin lugar a dudas, es desde las políticas públicas locales desde donde se crea el mejor uso del territorio con espacios peatonales, ciclorutas y un transporte bajo en emisiones de carbono para promover un estilo de vida más saludable, entre muchas cosas.


Posts relacionados:

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora