Ciudadanía Digital, una oportunidad por explorar y trabajar en Colombia

Por: Ángela Escallón Emiliani.

Desde el año pasado, hemos venido escribiendo y reflexionando sobre una nueva aproximación a las herramientas tecnológicas que permiten potenciar la relación entre las instituciones públicas y la sociedad civil. Estas herramientas, que incluyen proyectos de datos abiertos, laboratorios ciudadanos, aplicaciones web y móviles, entre otros; se enmarcan dentro de una estrategia de empoderamiento ciudadano en la era digital a través de la tecnología, conocida como Civic Tech. (lee aquí nuestro anterior artículo relacionado con este tema).

A pesar que aún en Colombia se habla muy poco sobre este tema, es un hecho que en la actualidad el mundo está girando su atención a la oportunidad que abren estas herramientas para incentivar una participación ciudadana que trasciende los espacios tradicionales, a veces poco eficientes y poco llamativos: La oportunidad de fomentar una ciudadanía digital que acerque la sociedad civil al gobierno.


Ciudadanía digital

Imagen cortesía de Stuart Miles en FreeDigitalPhotos.net


Dentro de esta innovadora comprensión de la tecnología al servicio de la ciudadanía, tuvimos el placer de ser invitados como panelistas al pasado encuentro regional de las Américas organizado por el Open Government Partnership y el gobierno de Uruguay, que se realizó en Montevideo. Este evento es una muestra de cómo esta nueva aproximación está tomando relevancia en la agenda internacional a la hora de hablar de la relación entre las instituciones de los gobiernos y la sociedad civil.

En esta ocasión, además de tener un espacio para compartir nuestra experiencia con la plataforma de datos abiertos que desarrollamos, Ciudatos, el encuentro fue una gran oportunidad para aprender sobre las buenas prácticas que sobre este tema se vienen trabajando a nivel hemisférico, y el papel central que jugará la tecnología en el fortalecimiento de la democracia.

Un primer aprendizaje que nos llamó la atención fue la alta aceptabilidad que existe en los distintos países de la región del concepto de promover y contar con un Gobierno Abierto, articulado, con herramientas tecnológicas con fines cívicos en los que se comparta información, factor que promueve a su vez una ciudadanía más conectada e interesada en lo público que reafirma la necesidad de gobiernos más receptivos a los aportes ciudadanos.

Este tema ha evolucionado casi con la misma rapidez que lo hace la tecnología. Hoy a pesar de lo que muchos creen, el Open Data ya no es suficiente ni es lo más avanzando. Actualmente, nos encontramos ante experiencias que trascienden la lógica de apertura de datos en términos del simple acceso a la información -los cuales se limitan a publicar series de datos-. En contra parte, han empezado a surgir iniciativas generadas desde la sociedad civil y los sectores no gubernamentales, donde el gobierno participa como un aliado en la construcción de soluciones colectivas basadas en el análisis y estudio de la información disponible.

Estas nuevas lógicas buscan romper con el tradicional papel del Estado, hacia un modelo en el cual este se convierte en un prestador de servicios de calidad hacia la ciudadanía; promoviendo un acercamiento efectivo entre la sociedad civil, el sector privado y los gobiernos, que utiliza la tecnología para invitar a las personas a consumir la información, e incluso a producirla ellos mismos.

Un buen ejemplo de una estrategia de esta naturaleza, es el portal de Energía Abierta del gobierno de Chile, el que cuenta con una interface de estadísticas fácil y amigable de explorar, incluso a nivel georreferenciado. Este espacio permite observar visualizaciones interactivas sobre los precios de los combustibles a nivel local, el estado de la autonomía energética del país y otros indicadores sobre la producción y demanda de energía por sectores que ayudan a la ciudadanía a informarse sobre un sector, que para el caso chileno, es el que impulsa el empleo, las exportaciones y el crecimiento económico.

Portales como el de Energía Abierta, son sobretodo un insumo para que académicos, estudiantes y periodistas utilicen la información para realizar estudios, análisis y reportajes dirigidos al resto de la sociedad, generando un debate informado en sociedades donde la desinformación frecuentemente prevalece.

Un referente interesante de otro país que se enmarca en esta dirección, es el portal del gobierno municipal Decide Madrid, dirigido a una ciudadanía informada e interesada en involucrarse en lo público. Este caso puntual integra datos abiertos, información sobre transparencia del gobierno municipal, y un espacio dedicado en donde el ciudadano puede involucrarse en la construcción de procesos participativos, debates del ayuntamiento y puede votar sobre proyectos de ley que estén siendo tramitados en el legislativo local. Este es un ejemplo del tipo de participación que se fomenta desde esta iniciativa.

Vale la pena resaltar también el pilar de “sociedad de la información” que se encuentra dentro de la estrategia de gobierno abierto del Uruguay, un lineamiento de política que pretende acercar al país a una tendencia internacional de masificación de los medios digitales para mejorar la calidad de vida de las personas. La idea de este concepto es que “todas las personas puedan consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que puedan emplear plenamente sus posibilidades en la promoción de su desarrollo y en la mejora de la calidad de vida”. Esta iniciativa del gobierno uruguayo recoge los beneficios de portales, como el caso de Energía Abierta y Decide Madrid, para generar una revolución en la forma como funciona la democracia representativa en una era digital.

Todo este panorama es una gran oportunidad para Colombia, en donde hay mucho por hacer en este campo, si se quiere dar el salto hacia una ciudadanía digital. Es necesario tener la claridad que las herramientas tecnológicas cívicas no son un fin en sí mismas, son instrumentos que nos facilitan alcanzar los ambiciosos objetivos que nos proponemos para lograr un verdadero involucramiento ciudadano con gobiernos participativos y alineados a las verdaderas necesidades de las personas.

Si quieres profundizar otros ejemplos de cómo crear una Ciudadanía Digital, te invitamos a escuchar esta charla de TED ¿Cómo actualizar la democracia para la era de Internet?, por Pia Mancini.


Este Post fue elaborado en colaboración con el equipo técnico de profesionales de la Fundación Corona.


 

Debes loguearte para poder agregar comentarios ingresa ahora